Archivo por meses: abril 2014

Cómo marcar tu autoridad sobre un perro

En las sociedades actuales, el perro cada vez tiene un estatus más reconocido como miembro de la familia que como animal de trabajo (a diferencia de lo que sucedía en el pasado). Sin duda, esto es algo positivo, pero cuando se trata a un perro como a un humano en lugar de recordarle que es un perro, puede perdernos el respeto y generarnos problemas. Este breve artículo es para daros algunos consejos sobre cómo marcar la superioridad frente a tu perro.

En primer lugar, hay que tratar al perro bajo la premisa de “te quiero mucho, pero mejor que no lo sepas”, ya que un perro tiene en sus genes una forma de convivencia fuertemente marcada por la jerarquía. Si nos mostramos débiles ante él, tratará de ocupar los puestos de dominancia en la manada (es decir, en la familia).

Cómo marcar tu autoridad sobre un perroPor esta razón, hemos de tratar al perro con cariño y dedicación, pero también con disciplina y autoridad, y relegándolo siempre a los últimos puestos en la familia. Acciones tan sencillas como no permitirle comer hasta que lo hayamos hecho nosotros, hacerlo esperar antes de beber agua, no permitirle dormir en determinados lugares, etc. son acciones que nos permiten explicar al perro su posición en la jerarquía.

El problema es que mucha gente no se detiene a llevar a cabo estas acciones, y son altamente permisivos con sus perros. No es extraño, por ejemplo, que haya perros que muerden a sus dueños si éstos intentan retirarles el plato de la comida. Esto no debería suceder bajo ningún concepto: el perro debe agradecer que le permitas comer. Para que tu perro te respete, debe aceptar que tú eres poco menos que Dios para él, y así debe tratarte.

Así que, si quieres una convivencia feliz y pacífica con tu perro, te recomiendo que trabajes continuamente tu relación con él, recordándole en todo momento que su posición está por debajo de ti.

Conseguir que tu perro no tire de la correa

Uno de los problemas más frecuentes que tienen las personas con sus perros tiene que ver con que tiren de la correa a la hora de pasearlos. Arreglar este pequeño problema no es demasiado difícil, aunque, como siempre que se busca corregir la conducta de un perro, es más fácil hacerlo cuando éste es cachorro.

Aun así, no es complicado corregir esta conducta cuando el perro es adulto. Lo primero que hay que hacer es comprender la psicología canina. Él tira de la correa porque relaciona que, para avanzar, hay que tirar. Si logramos que el perro comprenda que no existe tal relación, tendremos la mitad del trabajo hecho.

Para lograrlo, utilizaremos trocitos de salchicha durante los paseos, y procederemos de la siguiente manera: si el perro camina a nuestro lado, lo premiaremos. Si se adelanta, pararemos. Y si tira de la correa, lo castigaremos con un tirón, un golpe de la correa o un pequeño toque bajo las costillas.

Poco a poco el perro entenderá que, a la hora de pasear, debe estar a tu lado, y que cuando te detienes, es porque él se está adelantando. Relacionará el tirar de la correa con dejar de caminar y el castigo. Te sorprenderá ver cómo retrocede y se queda a tu lado. En ese momento, hay que premiarlo con un trozo de salchicha. Del mismo modo, si el perro camina a nuestro lado durante unos cuantos pasos, también lo premiaremos, y poco a poco iremos aumentando la distancia que tiene que recorrer a nuestro lado para recibir el premio.

Los primeros días puede resultar frustrante, sobre todo si se trata de un perro de edad avanzada que jamás ha sido educado para caminar al lado. Sin embargo, si no te rindes y realizas día a día este sencillo ejercicio, conseguirás que tu perro camine a tu lado sin tirar de la correa.